sábado, 27 de enero de 2018

Paranoias RiKanna 52: Mejores Obras 2017

Hola! Este año, considerando que el año pasado el repaso de lo mejor del año terminó apareciendo a mitad de año (justo en junio, de hecho) he decidido que este año me obligaría a escribir la entrada apenas terminara el año (o al menos más cercano al principio del año, que luego esto saldrá publicado vete a saber cuando...) aunque no hubiera acabado de publicar todas las reseñas y este es el caso, quedan muchas reseñas del año pasado para publicar así que hay spoilers de las próximas reseñas. En fin, no me enrollo más.
Creo que en general ha sido un año bastante flojo tanto el blog (récord histórico de menos entradas en todo el año, y la manera como ha empezado este, espero que no sea un presagio de cómo va a ir el año...) pero también en general de reseñas y de obras que he experimentado enteras y que he considerado que quería reseñar, pero vaya, esperemos que la cosa vaya mejor este año.

Libros. Sólo he leído 22 libros que de nuevo, récord histórico. Cabe decir que no es el total ya que he leído bastante ensayo que por falta de tiempo y porque estaba muy estresada con las reseñas decidí que no reseñaría de la misma manera que con los fanfics que es algo que he empezado a leer este año pasado. En cualquier caso para este año me he propuesto leer 50 libros utilizando el desafío de Goodreads pero ya os digo desde ya que no se traducirá en 50 reseñas literarias y que ahora mismo mi tiempo es limitado así que no sé cómo me irá y tampoco me preocupa mucho.
En fin, pasando a lo importante, las mejores obras que he leído del año, que ya os digo que a pesar de que hay cosas que me han gustado no tengo la sensación de que haya sido tampoco espectacular.

-Memorias posturas de Bras Cubas. El humor, todo el nivel meta de la obra, la idea tan maravillosa de escribir unas memorias desde el momento de la muerte con todas las convenciones del realismo que rompe sin alejarse del todo del movimiento. Y el comienzo dedicado al gusano que roe su tumba... Yo que sé, que tenía todos los elementos para gustarme que se me hizo una lectura muy agradable y me he quedado con ganas de leer más del autor.

-La pasión Según G.H. De nuevo, otra autora que me he quedado con ganas de leer más de ella y que me fascinó en este caso por el estilo porque simplemente ¿Cómo se pueden decir tantas cosas y dar tantas vueltas sobre algo al mismo tiempo? No sé es de esas lecturas que me superó como lectora diez veces y que sin embargo sigo enamorada de ella. Extraño, no os digo que no.

-Todos adorábamos a los cowboys. Simplemente necesitaba un libro así. Hacía mucho tiempo que no me encontraba un libro con el que empatizara tan bestia con la protagonista y no me había dado cuenta de que lo necesitaba. No es que considere que sea una obra maestra pero para mí fue importante tanto por el momento que llegó como por la forma que la protagonista reflexiona sobre tensiones identitarias que me tocan muy de cerca y que como lectora frecuente de romance me frustra muchísimo no encontrarme más obras que exploren este tipo de tensiones abiertamente, tanto de atracción sexual, como el género, o como en este caso particular, la identidad nacional.

-Al faro. Todavía no he hecho la reseña de esta obra y no sé que acabaré escribiendo pero sin duda no creo que oculte que fue una decepción teniendo en cuenta que es Virginia Woolf, una de mis autoras preferidas. Pero si se ha colado en este tipo de top es porque precisamente, a pesar de ser una lectura que en su momento no me apasionó tanto como otros libros de la misma autora, sigo pensando en algunos de sus personajes, aunque los deteste, y porque me quedé con ganas de releerla en una mejor edición y no sé, en cierto modo se ha quedado conmigo.

-El ancho mar de los sargazos. Tela con esta novela. Me lo habían vendido como re-escritura decolonial de Jane Eyre y sí, en parte lo es, pero si no me hubieran dicho esto creo que ni habría encontrado la relación con la otra novela... En cualquier caso, el estilo de esta novela me pareció muy infranqueable, por decirlo de alguna manera, y precisamente por eso me fascinó completamente, por eso y por la manera en que, al menos en mi opinión, de alguna manera reproduce con la forma la incomprensibilidad entre seres humanos, entre el lenguaje de uno y otro pero también entre culturas. Es bastante más compleja de lo que pensaba y me sorprendió mucho.


-Himmelweig. Las tres últimas lecturas del año han sido todo un acierto y de nuevo me encuentro con el caso de una obra de la que no esperaba nada y me ha enamorado. No esperaba nada ya que si bien cuando me pongo a leerlo me he encontrado con obras maravillosas (aún pienso en Hedda Gabler), lo cierto es que el teatro y yo no nos llevamos demasiado bien (siempre pienso que debería leer y sobre todo ver más) pero además el tema del holocausto (que este año parecía que me perseguía) y toda la herida bestial que supuso el pensamiento occidental no es algo que me atraiga mucho de buenas a primeras. Bueno, la segunda parte del asunto lo cierto es que sí, que la parte de cómo occidente debe repensar muchas cosas después de haber sido cómplices, a nivel teórico, de la matanza organizada, sí me interesa, y que Himmelweig (mención especial a título irónico del año...) es precisamente la obra de todo lo que he acabado leyendo sobre campos de concentración que me ha impactado más. Aparte de la cuestión real en la que se basa que tela, la manera en que usa una estructura repetitiva para explicar lo que explica y la cuestión meta del asunto, no sé, que me ha molado mucho la obra.

Anime.
De nuevo, tengo la sensación que he visto muy poco anime aunque no ha estado mal la selección y perdonad que os los comente casi todos. Este año tengo muchas ganas de ver muchos animes tanto de temporadas que he comentado en el blog como animes más clásicos que tengo pendientes desde hace tiempo. Ni idea de si tendré tiempo este año, me molaría pensar que sí, pero lo más probable es que se me acumulan reseñas y no me atreva a empezar otros nuevos para no acumular más pero en fin... Aunque no lo comenté me había propuesto ver tres animes de los que sólo he visto dos, y aunque me hace cierta rabia, teniendo en consideración que uno me duró todo el verano y que conseguí terminarlo estoy medianamente satisfecha.

-Showa Genroku rakugo Shinju 2. Me he enamorado de la segunda temporada de la misma manera que lo hice con la primera y se ha convertido en uno de mis animes favoritos aunque no sea nada muy rompedor o innovador. Pero la forma en que cuenta la historia todas las relaciones de generaciones, el personaje principal, que le hayan dado papel a Konatsu que todo haya cuadrado bastante bien... No sé, tengo algún problema con algo como ciertas cuestiones del final pero en general hacía mucho tiempo que ningún anime no me dejaba tan satisfecha. Ah, se me olvidaba, opening del año sin lugar a dudas, entiendo que no guste demasiado pero para mi es maravilloso tanto a nivel sonoro como a nivel visual. 
 
-Shoujo Kakumei Utena- Adolescense Mokushiroku. Si os digo la verdad si está aquí es porque he revisionado entera Utena este año y me he vuelto a enamorar y no tanto por méritos propios. Pero como es Utena y hay beso entre las dos chicas y por fin Anthy toma las riendas, casi de forma literal conduciendo, de su vida. Que queréis que os diga, me quedo con el final del anime que viene a decir lo mismo, pero ha estado bien verla.

Menciones de honor (aunque me hayan acabado decepcionando…)

Ginga Eiyuu Densetsu. Tengo muchos problemas con este anime tanto a nivel de cómo entiende la historia, como casi siempre acaba planteando batallas como si fueran duelos entre dos comandantes inteligentes (que por lo menos a mi me parece una visión muy ingenua sobre las batallas) y vaya roles de género (como siempre una sabe la época en la que se crean las cosas, y entiende ciertas cosas pero duele igual...)... Pero si está aquí es porque hay una parte de mí que si bien no se ha enamorado del anime, sí que considera que es probablemente de las cosas más épicas ni que sea por magnitud o por tono. Pero a pesar de que precisamente yo y el tono épico no acabamos de encajar, no he podido evitar que algunos personajes me cayeran bien y que algunas muertes me parezca que están muy bien ejecutadas en el anime a nivel emocional.
Yojouhan Shinwa Taitei. Me encanta a nivel visual y me he quedado con ganas de ver más obras dirigidas por el mismo director. El humor de la obra y las referencias han sido también muy interesantes. Ahora bien, el mensaje de la obra tan evidente desde el primer momento, la manera en la que se representa el enamoramiento y en general la historia en sí no me han convencido nada.Ghost in The Shell. No soy muy fan ni del manga ni de la película que he descubierto este año, pero la película por lo menos, plantea cuestiones interesantes sobre la eterna cuestión de qué te hace ser humano y no sé, que la música del principio se te queda grabada y vale la pena verla.

Novelas Visuales/Videojuegos.


-The house in Fata Morgana. Favorito problemático del año. Tengo muchos problemas que describí en la reseña tanto a niveles de cuestiones de género, como de narración pero también la cuestión histórica. Sin embargo, hacía más de un año que no disfrutaba de una novela visual de esta manera me parece una obra muy recomendable, muy diferente a la mayoría de novelas visuales y que sigo recordando con bastante cariño. Además me encanta la música.


-The Stanley Parable. Primer walking simulator que juego y me he enamorado completamente de todo lo que planteaba, me encanta el nivel meta de este juego, me encanta el humor que se gasta y me encanta jugar a juegos como este que te recuerdan la imposibilidad de escapar al juego que tiene el jugador. No sé, como reflexión sobre los videojuegos, sobre la "libertad" del jugador y sobre las convenciones del género me parece que vale la pena.

Menciones de honor.
Danganronpa. Puro entretenimiento, pero creo que ya va bien de vez en cuando y lo cierto es que tengo ganas de seguir jugando a los juegos. Dokidoki Literature club. Tengo problemas con lo que acaba siendo pero me gusta lo que intenta y ojalá se animen más obras no japonesas a experimentar de esta manera con las novelas visuales. Y ojalá yo pueda jugar a más obras no japonesas este año. Hatoful Boyfriend. Ni que sea porque me encanta cuando a la gente se le va tanto la olla y que la ruta final la disfruté merece estar aquí. De nuevo, tengo muchos problemas con la obra pero está bastante bien.

De manga me pasa lo mismo que el año pasado, creo que he leído bastante más que lo que aquí veis que sólo son las obras que he terminado y reseñado. Pero vaya en general sí creo que no he leído nada que me haya enamorado completamente y la mayoría de lo que he leído ha sido puro entretenimiento. Eso sí, ha sido el año en que por fin he leído una buena cantidad de cómics no japoneses. He acabado leyendo mucho manhwa gracias a la web lezhin y sus promociones que dejan leer partes de los cómics de forma gratuita y varios webcomics gracias a la web/app Linewebtoon pero sigo teniendo muy pendiente leer más cómico no japonés, la verdad.
Sin embargo, a pesar de no ser un año donde destaque muchas cosas, de las obras reseñadas puedo destacar alguna.

-Versailles no Bara. De nuevo, un favorito problemático. Creo que vale la pena aunque sea a nivel de argumento, de complejidad y porque realmente es una buena muestra de que el shojo clásico tiene historias que siguen siendo complejas para los estándares de hoy en día y que valen la pena. Ahora bien, las cosas como son, me esperaba más a nivel de cuestiones de género ya que todo el mundo la reivindica como revolucionaria y... No mucho. Me parece interesante la protagonista, me mola algún momento de la obra pero en general, aunque entiendo que era la época y tampoco se puede pedir ciertas cosas, yo que sé, hay cada escenita y cada frase, hay una tipo de esencialismo de género, y está esa escena que le dice que ella es una chica, que no se confunda... En fin, me ha gustado mucho leerla pero sigo teniendo problemas.


-¿Quién es el onceavo pasajero? También me pasa lo mismo con esta obra, a nivel argumental tanto en la primera parte como en la segunda me parece bastante original y muy interesante pero aunque intenta desafiar cuestiones de género en un espacio de ciencia ficción, algo parecido a lo que hace Versailles no bara también, lo cierto es que me frustró muchísimo como tratan la identidad de género de cierto personaje y cómo desde mi punto de vista lo acaban simplificando todo para pasar a ser lo mismo de siempre, y no era necesario.

Menciones de honor.
Something About us. Un manhwa de romance agradable, aunque no sea nada del otro mundo y tenga algunas cosas que me parecen bastante problemáticas...

Y eso es todo. Al menos eso espero que termine publicado en enero (sí, lo has conseguido RiKanna del pasado, felicidades...) y no en junio como el año pasado. En cualquier caso espero que este año pueda hacer más entradas (que lo dudo, pero al menos esperar lo espero) y tener mejores lecturas en general. He leído/visto/jugado cosas que tenía ganas pero me parece que no ha terminado de ser todo lo que podría.

Hasta aquí mi aburrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario