viernes, 23 de marzo de 2018

Orange, Ichigo Takano (manga)

Orange, Ichigo Takano (5 volúmenes, 31 capítulos) 2012-2017.

Lo cierto es que con este manga he pospuesto bastante tanto la lectura como la reseña si tenemos en cuenta cuánto tiempo hace desde que empecé a leerlo. La cuestión es que recuerdo que empecé a leerlo por scans, estaba entretenido y me tenía, en parte, intrigada por el enfoque elegiría la autora para el final así que cuando me enteré de que la editorial Tomodomo había anunciado su publicación dejé la lectura a medias y decidí que me esperaría a la publicación completa. Hasta aquí todo más o menos normal. El problema viene cuando adquirí el manga completo hace más de un año (y lo acabo de comprobar) y todavía no la había leído completo. Lo más fuerte del caso es que mientras lo había comprado había leído tres volúmenes y leyéndolo ahora para hacer la reseña y saber de una buena vez como acababa me sonaban incluso algunas de las cosas que pasaban en el volumen cuatro (probablemente de haberlo leído por scans, supongo). Con todo esto quiero decir que es probable que haya leído parte de esta historia tres veces y que he tardado demasiado en leerla completa. Sin embargo, todo esto no importa, lo que importa es el manga y como si bien me parece entretenido y una buena opción si te gusta el romance y las historias donde la amistad es importante lo cierto es que no me ha convencido mucho, y sin duda tenía buen recuerdo del principio y no está mal, pero entre el final que tiene, que para mi gusto acaba demasiado rápido (o al menos creo que el desarrollo de personajes daba para más), y que en general no me parece nada del otro mundo lo cierto es que aunque entiendo porque ha gustado no me ha convencido mucho. Sin embargo, si os llama la atención son cinco volúmenes de forma que podéis darle una oportunidad.

A ver yendo a lo más básico creo que estaría bien que os hablara de la premisa de la que parte, las cartas de su futuro yo. Antes de nada hay que decir que la explicación que dan al fenómeno me parece ridícula y que para hacer esto podían haberlo dejado como un misterio. Entiendo que a la gente les moleste mucho en las historias con cuestiones sobrenaturales que no les expliquen cómo funcionan, y, en parte, lo puedo entender e incluso compartir, pero en este manga la parte de "ciencia ficción" (y me da mucha gracia que pongan entre los géneros este porque de verdad, si por tener un elemento como este ya es ciencia ficción tela...) es claramente una herramienta para hacer una historia sobre el arrepentimiento, atreverse a ser valiente y cambiar activamente las cosas y sobre "salvar" a Kakeru. Y todo bien, por mí no hay ningún problema en todo esto, las cartas me parecen un vehículo como otro para intentarlo y me parece bien como drama que es para lo que se utilizan, así que de nuevo, creo que sería mejor ignorar cualquier intento de hacer ciencia ficción. Sin embargo, con este tipo de premisa desde un principio plantea el interrogante de si conseguirán salvar al Kakeru o no. Y de nuevo, no veo nada malo ya que tienes una intriga, una manera de desarrollar todo, pero a la vez tienes unos lectores que pueden fácilmente cabrearse sea cual sea la opción que decidas. Lo cierto es que hay que decir que desde el inicio es muy fácil saber hacia dónde prefiere enfocarse la autora por el tono de la historia pero tengo que reconocer que yo no quería perder la esperanza. Sin embargo, a pesar de que me parecía mucho más interesante que se hubiera elegido la otra opción lo cierto es que incluso la opción que se desarrolla podía haberme gustado más si no acabara de forma tan poco desarrollada y si no hubiera sido un corte tan directo. Por otra parte, como ya os avanzaba antes, mi problema con el manga en general es que aunque los personaje caen simpáticos fácilmente, el grupo de amigos es agradable, sea o bien por cuestión de dimensiones reducidas o por poco interés por parte de la autora lo cierto es que el manga está demasiado centrado en Naho y en Kakeru, sobre todo en la primera. Así que dejadme pasar a hablaros de mis problemas con los personajes.

Naho es el estereotipo de protagonista de
shojo con patas. A su favor hay que decir que al menos en todo momento la vemos forzarse a salir de la zona de confort en la que está instalada tanto por su timidez, como por su inseguridad y sus ganas de complacer a todo el mundo, independientemente de si a ella le interesa o no hacer lo que le está pidiendo. A todo esto le encanta hacer tareas de casa, sabe cocinar e incluso lleva un kit de costura a todos lados. Con todo esto quiero decir que es un modelo de feminidad tan clásico que da miedo, y más cuando te fijas en mangas antiguos donde tenemos un trío de personajes similares (me refiero junto a sus amigas, que me explico como un libro cerrado). Todo esto que conste que me ha venido porque hace poco di un vistazo a un trabajo que hablaba de Fruits Basket en estos términos y lo cierto es que es transportable dentro de Kimi ni Todoke y seguro que pasa en algún otro manga donde en un grupo de amigas la protagonista del manga, y la que normalmente enamora a más chicos, es un modelo de feminidad pasivo, que tiene predilección por las tareas del hogar y que siempre tiene tendencias a callárselo todo para ella misma y preocuparse más que los otros estén bien. En contraste tenemos las simpáticas amigas que presentan características muy diversas a lo considerado como "femenino" tradicionalmente, bien porque son malhablada, violentas, pasotas, no tienen ningún interés en chicos o todo lo contrario salen constantemente con chicos. Podéis pensar lo que queráis y yo sigo pensando que Kimi ni Todoke me parece mejor manga por como las otras dos amigas acaban teniendo la misma importancia que la protagonista, pero volviendo a Orange no quiero decir con esto que el problema sea de esta obra, el problema lo tengo con el modelo de protagonista de shojo que parece que debe ser pura y virgen como el aceite de oliva. Me jode el estereotipo, simplemente. Como decía, Naho no es especialmente inaguantable y he encontrado protagonistas mucho peores, es bonito ver cómo se atreve a dar pasos y decisiones para cambiar el destino, aunque sinceramente algunas de las cosas que acaban diciéndose den algo de vergüenza ajena... pero vaya es normal, es lo típico, y eso frustra un poco, que queréis que os diga, pero va bien para pasar el rato.
Con Kakeru tengo que decir que también tengo bastante problemas. Me cuesta creerme su trauma, o al menos me gustaría ver más del sufrimiento (me podéis decir sádica, lo soy), a veces me parece que lo hacen demasiado alegre y otros que el contraste entre la parte más oscura del personaje viene demasiado repentino, que no parece que toque pero lo cierto es que otra parte de mí entiende o quiere entender que se esconda ante la sonrisa para intentar que nadie se preocupe por él y que no quiere mostrar su lado más vulnerable, y tiene sentido, es fácil de entender. Pero el manga me parece que está demasiado preocupado por mostrarnos como sus amigos lo quieren "salvar" y me parece que no acaba de profundizar mucho en su dolor. Probablemente lo más interesante de su personaje me parece que es el capítulo donde vemos todo desde su perspectiva, muchos de los momentos del manga donde a veces se hace bastante difícil de entender los entendemos, incluso me medio creí ciertos comportamientos del personaje pero que esté hacia el final hace que, al menos a mí, la empatía hacia el personaje se me haga difícil o por lo menos que se me haga difícil apreciarlo como un personaje interesante. Por otra parte no colabora lo que os decía antes de hacer que el personaje tenga que ser "salvado" por los demás, esta noción de salvarlo me parecía desde un principio un poco problemática ya que de verdad creo que ir con la intención de salvar a la gente de su dolor, de su duelo, no tiene sentido. Entiendo que ayudar es bueno, que la compañía y el estrechar vínculos entre amigos para que tenga más ganas de vivir, lo entiendo y lo puedo compartir pero toda la idea de salvarlo, de impedir que muera, me parecería mucho más interesante que se planteas desde la ayuda o la compañía que desde este verbo. Lo sé, puede parecer ridícula la pega pero a mí me molesta mucho, y más en un tema como es el del suicidio o de la depresión que se hable de salvar... De que le estás salvando ¿de sí mismo? ¿De sus deseos? No sé, probablemente no tenga sentido pero nunca me ha terminado de gustar el concepto de salvar del suicidio a la gente.
Pero vaya mejor pasar al personaje más desaprovechado del manga, Suwa. He leído, o al menos leído por encima, también escuchado, varias reseñas del manga y en bastantes he escuchado la misma idea de que este chico es un sol, que es maravilloso o que al menos les caía muy simpático. Me uno a esto último y como siempre que pasa me parece preocupante que un secundario robe protagonismo y que la gente se preocupe más por su felicidad que la de los demás. Sin embargo yo aquí creo que el problema está en que si bien es muy fácil de entender todo lo que hace Suwa, porque lo hace y como en parte sufre por ello, de Kakeru sabemos más bien poco y tampoco es que haga mucho por caer simpático así que se hace un poco difícil. Sin embargo supongo que no vale la pena enrollarse mucho con el personaje tampoco ya que para bien o para mal no da para más. Digamos que el manga está demasiado preocupado en el drama de los dos personajes principales, y seamos sinceros sobre todo en explicarnos como lo vive Naho haciendo que el sufrimiento, problemas o lo que sea que tengan los otros personajes sea ignorado completamente, no es la historia que quiere contar.
Las otras dos chicas y el chico lo cierto es que colaboran a crear el grupo de amigos que se lo pasa en grande juntos y que probablemente sea lo que más me ha gustado del manga. Siempre encuentro muy positivo que en un manga de romance hayan amigos que tengan algún tipo de importancia y para mí cuanta más mejor ya que si se hacen bien soy muy fan de las tramas sentimentales de más de una pareja protagonista o al menos tener una secundaria con suficiente relevancia. Sin embargo, estos personajes que ni siquiera tengo ganas de ponerme a pensar cómo se llamaban, aunque en la función de grupo de amigos cumplen muy bien, como individuos dejan bastante que desear. Os decía antes que las chicas son las típicas amigas más interesantes que la protagonista que tantas veces me pasa en el shojo (de verdad a veces pienso que debería ponerme a contar cuántas veces he leído un manga shojo donde la amiga de la protagonista me parecía el doble o el triple de interesante que la protagonista, los números darían miedo, yo aviso) pero por mucho que su diseño y personalidad intuida me interese lo cierto es que dan poco pie a desarrollarlo. Por otra parte hay un intento extraño de hacer una pareja secundaria que me hubiera gustado ver más desarrollado ya que sólo se utiliza como forma de hacer humor. De nuevo, el manga ya está bastante limitado para ponerse a hacer parejas extras pero es que en general para mí el manga habría dado por varios volúmenes más y para hacer estallar la tensión entre todos de forma más creíble, con un ritmo no tan rápido por el final y con mucho más desarrollo y sobre todo importancia para los secundarios. Volviendo a Suwa recuerdo que al menos en dos ocasiones le dicen que se preocupe también de su vida, que es importante al margen de Kakeru y me pareció muy irónico porque si bien no podría estar más de acuerdo el caso es que el manga no para de hacer lo contrario, de orbitar alrededor del chico e ignorar todo lo demás, y sinceramente es un poco decepcionante.

Pasando a otros temas el dibujo es bastante atractivo en los personajes y expresiones faciales si os gusta el dibujo típico de ahora en la mayoría de shojo. Yo lo encuentro agradable a la vista y que va bastante bien al tipo de historia que quiere contar y sin duda entiendo que la gente se quejara de la animación del anime habiendo visto sólo el opening porque con el movimiento los personajes quedaban bastante deformados rompiendo la gracia de los detalles faciales. A todo esto habría que añadirle algo que he leído en varios sitos pero que yo no me había fijado mucho como que en teoría los fondos no están muy trabajados o no hay muchos. No sé, sin embargo lo que sí me he fijado es que después de leer cosas como La rosa de Versalles una no puede evitar ver que la página de la mayoría de shojo de hoy en día (ya sé que generalizar es malo, lo sé) se lee casi de un vistazo. La claridad de la distribución de las viñetas, algunas páginas donde sólo hay primeros planes de los rostros de los personajes y muy poco diálogo, la verdad es que una tiene la sensación de que se trata de un manga ligero aunque sea por cómo todo se ve muy claro al ver cualquier página y no invita mucho a fijarte en el dibujo o en los detalles.

En fin, el caso es que me da la sensación de que Orange me hubiera parecido mucho más interesante si me hubieran explicado la historia del mundo alternativo, sin cartas de por medio del futuro y con mucho más de desarrollo de personajes por medio, pero obviamente el tono del manga sería completamente diferente, la historia también y simplemente, sería un tipo de manga muy diferente. Para mí Orange es la típica historia amable (demasiado amable tanto con el lector como con los personajes) que se lee bien que es entretenida e incluso puede conseguir emocionar al lector o empatizar con sus personajes, pero que hace tantas cosas tan típicas que una no puede evitar pensar que habría pasado si se hubiera dedicado a profundizar más en los personajes, hubiera elegido otro final... No sé, tampoco os diré que me parezca que es un desperdicio de virtudes, me parece que hace un uso correcto de lo que tiene para el espacio en el que lo explica, simplemente a mí no me ha convencido mucho. Sin embargo, aunque todo esto puede sonar muy negativo, lo cierto es que pasé un buen rato leyéndolo y si sois como yo que cualquier romance os gusta u os entretiene o simplemente la premisa os llama la atención no creo que sea una mala idea, no es un mal manga, simplemente no hace nada que lo haga especial para mí. Pero de nuevo, ha triunfado bastante el manga.

Hasta aquí mi aburrimiento.

Fuera de la reseña o por lo menos acabado de comentar el manga, creo que vale la pena que os hable de la estúpida pero muy entretenida historia de Astronauta en primavera, o algo así, que va incluida en los volúmenes y que me enganchó saber si la autora emparejaba o no los personajes que yo quería. Es una chorrada de trama sentimental con más tópicos por segundo que yo que sé pero tiene un tono desenfadado que sabe que no es la gran maravilla que hizo que me pareciera muy entretenida.


2 comentarios:

  1. Al leer la entrada no he podido evitar acordarme de Shannon (he leído el primer arco y la mitad del segundo de Umineko y me encanta). Umineko, en lo poco que he leído, ha jugado de forma fantástica con los estereotipos que espera el lector. En un primer momento, yo aborrecía a Shannon: un personaje femenino que parecía creado para agradar al público masculino, una sirviente dócil y linda a la que incluso Jessica llega a definir como una especie de ideal femenino. Su conflicto inicial, la diferencia social con George, la ponía a predisposición de convertirse en una heroína romántica, un destino esperado tanto por el espectador como la bruja Beatoriche. Sin embargo, de repente, ella acepta que la bruja mate a ella y a su enamorado, con tal de no ser un juguete. La forma de rebelión que ejerce Shannon consiste en enfrentarse a la sociedad, no a su destino, y vivir el momento. No hay mañana para ella. Todo esto, además, se contrapone a Kanon, quien hace todo lo contrario a su "hermana" y lucha por mantener su amor, acabando en una humillación bestial al no poder ni siquiera conceder el último deseo de Jessica.

    Otro personaje que me encanta, y que es mi preferido, es Natsuhi. Su muerte en el primer arco es la más trágica para mí. Ella es un incomprendido peon que tiene claro su lugar. Esto le causa un complejo de inferioridad, como explica Kumasawa. Pero, gracias a la suerte y su frialdad, consigue sobrevivir a los sacrificios. ¡Para luego morir en un duelo de honor! No entiendo que necesidad había de matarla. Natsuhi se merecía entrar a la Golden Land. Todo la frustración que ha soportado, el perder a su hija y someterse a las burlas de Eva. Y a esta última la detesto. A todo el mundo le cae mejor solo porque es más sociable, cuando en realidad es más mala que el demonio.

    Siento haberme desviado del tema, pero estoy muy satisfecho con Umineko y tengo muchas ganas de seguir leyendo. Es verdad que creo que no es literatura, pero me divierte muchísimo y tiene ideas realmente buenas. Quiero ver como las desarrolla (y para que nos vamos a engañar, leer más escenas como la del concierto de Jessica y la reacción de Kanon).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guau, no me esperaba un comentario así haha, en todos los sentidos.
      Me alegro que estés disfrutando de Umineko y lo cierto es que últimamente me están dando muchas ganas de releerla ya que se me han olvidado la mayoría de los detalles que comentas (también reconozco que tengo poca memoria). Pero lo que me recuerda tu comentario es la sensación de que Umineko, aunque lo que más me gusta y siempre recordaré como lo principal sea lo "meta", que cada vez va a más y mejor, no digo mucho para que vayas adentrándote en la locura de dimensiones, lo cierto es que a nivel de drama de personajes es bastante competente, o por lo menos entretenida.
      Y no hay problema con el cambio de tema haha.
      Lo de que no es "literatura" me encantaría debatirlo porque lo que es y no es literatura es de esas preguntas maravillosas que se hace la teoría literaria y que nunca tiene respuesta y a la vez hay miles de respuestas diferentes. No sé si utilitzas literatura en el sentido de calidad (entiendendo que hay literatura y algo que pretende serlo pero que no llega a serlo) o te refieres a la cuestión de híbrido que tienen las novelas visuales como género entre la literatura y los videojuegos. Yo reconozco que para mi Umineko no es literatura, es un videojuego porque considero las novelas visuales, por lo menos en este momento, como un género de los videojuegos (aunque esté en el límite). Sin embargo, en la cuestión de calidad reconozco que para mi cualquier cosa es literatura, independientemente de su calidad, si se consume como tal así que en fin, es todo un debate haha.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar